Besori y Alts de València

Ruta por el Besori y Alts de València

IMGP0006_stitch

La ruta de hoy está a unos 15 km de Valencia capital no llega, se trata de una de esos miradores naturales desde los que podemos visualizar tranquilamente la bulliciosa metrópoli valenciana. En este caso empezamos en el paraje llamado Machancoses, se puede dejar tranquilamente el vehículo y comenzar a caminar.

Lo primero que observamos en el inicio, es como esta montaña se ha podido salvar de la especulación urbanística de años atrás, ya que somos muy dados a todo aquello que más o menos conserva unos valores y están cerca de la costa cargárnoslo para “plantar” urbanizaciones. Pero la verdad que esta montaña es parte del Paraje natural del Tello, que aunque sea una figura menor en nuestra legislación aporta un freno. Aunque ajustándonos a la verdad, los verdaderos salvadores de esta montaña son sus custodios del territorio, la gente que los rodea, que han venido toda la vida a recorrerlo, a recoger leña, a las colmenas, a recorrer en bici, a aquellos que de una manera u otra recorrer y dotan de sentimiento y pertenencia colectiva a todo el Besori.

La ruta comienza por una pista forestal, que aunque tiene un cartel de prohibido vehículos, la verdad que una cadenita disuasoria no estaría de más. Tras unos metros vemos un sendero a la izquierda que será el que tomemos, un geosendero como me gusta decir a mi. No lo conocía, así que me adentro con curiosidad, y observo la riqueza que atesora. Un sendero estrecho, bajando por el barranco de las Bolas poco a poco, enseñándonos Jaras y Coscojas a los lados, algún brezo visualizamos también, pero salpicado de pequeños elementos como algún resto de bancal de piedra en seco.

Siguiendo muchas veces con cuidado, no por el sendero, si no por lo que transita con poco cuidado, ya que los ciclistas aquí parecen tener su campo de entrenamiento particular, y van un poco deprisa pensando que pobre senderista que va andando, la montaña es espacio para todos, y como tal se ha de respetar. Pero yendo a lo que importa el sendero se adentra en el Barranc Fondo, uno de estos barrancos o ramblas mediterráneas tan de aquí, secos la mayor parte del año, y es que no existe clima más estúpido que el mediterráneo, salvo el desierto. En nuestro mundo mediterráneo llueve en abundancia cuando menos falta hace y de manera torrencial en el otoño, y cuando hace falta en la época de estiaje es cuando más acusado es la falta de agua, por eso nuestras ramblas se adaptan, recordando que la palabra rambla viene del árabe ramla, o ramlah, que literalmente significa arenal. Pero realmente estas ramblas son digamos de manera rápida un sistema eficaz de acumular energía y repartirla rápidamente, y no tenemos que subestimar este poderoso elemento, el transporte que es de lo que se trata la rambla, y las piedras pulidas de su fondo no se deben a otro esmerilador natural que son las riadas  Pero si en algo me fijo son en esa planta llamada aquí Baladre, Adelfa o en latín Nerium oleander, tan adaptada a este mundo, como curiosidad de este geosendero decir que la adelfa tiene las raíces muchas veces móviles, es decir está adaptada a vivir períodos muy secos sin agua, y cuando viene una arramblada y la mueve poder seguir en otro lado. En esta ruta tenemos dos tipos de barrancos, los de fondo plano como este Fondo y otros de incisión lineal, pero los que más abundan son estos de fondo plano colonizado por algun pinar aislado y mucho matorral de ese que pincha, ese que nos recuerda que la flora se adapta para que no se la coman, y por tanto antes que avisar mejor pinchar, aparte que con púas tenemos menor evapotranspiración.

IMGP0003retSaliendo del barranco giramos a la derecha para buscar esta pequeña cima llamada el Besori o lloma del Tello, pese a que el sendero nos exige un poco de esfuerzo, vemos que realmente esta isla cretácica de materiales del mesozoico (hace unos 100 millones de años) separa la Ribera del Magro de lo que denominamos el sector central valenciano de la llanura del Júcar y del Turia, con lo que tenemos una buena vista de estas riberas aquí dominadas por el sector citrícola, pero cada vez un poco más mermados por nuevos cultivos, no olvidemos que el naranjo es un cultiva procedente de asia, y aquí lo tradicional eran moreras, viñas, algarrobos, olivos, etc… Cuando uno llega al vértice geodésico del Besori y mira el GPS rápidamente observa que la altura a duras penas supera los 300 metros, pero que nos permite empezar a ver un panorama costero realmente interesante y otro desolador, como toda esa dualidad mediterránea.

El almuerzo se puede hacer aquí ya que hay una explanada donde no podremos ser atropellados por cicilistas…..,

Siguiendo la senda esta se vuelve un poco más hostil, vemos tramos poco cuidados, como si aquí no importase el sendero, la vegetación es la que hay, a duras penas algún pinar carrasco y mucho matorral. Pero no nos dejamos desanimar por la senda descarnada y enfilamos hacia la senda del gas, llamada así porqué las fitas de los postes de gas y algunas casetas de regulación salpican este espacio natural, parece mentira como puede ser que no se tengan en cuenta estos parajes y nadie diga nada de estos postes de color amarillo chillón, por lo menos la decencia de haberlos puesto de color verde, pero en fin el poder del euro en contra del de los árboles ya sabemos a donde lleva. Subiendo un último repecho llegamos a los Altos de Valencia, si bien en cuanto a vegetación no es ninguna maravilla, sus vistas prácticamente compensan todo lo demás. Es desde aquí nuestra atalaya sobre el mediterráneo las que nos permiten visualizar una imagen única, l’Albufera de Valéncia y sus alrededores en todo su esplendor. Lo primero que llama la atención es esta laguna de agua dulce tan cerca de la metrópoli valenciana, pero sobre todo aquí sorprende al visitante la visión desde arriba que le da una visión periférica y grandilocuente de lo mucho que significa este espacio para los valencianos.

Siguendo este sendero por un geosendero pequeño, no muy bien indicado y con algo más de vegetación vamos bajando poco a poco hasta el lugar de inicio, cuando llegamos al final y nos damos la vuelta, creo que la sorpresa es mayúscula por no esperar algo con tantos senderos para perderse de gran belleza a menos de 15 km de la capital del Turia.

Para que os podáis adentrar en este geosendero os dejo como siempre mi track en wikiloc:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4035359

Saludos geosenderistas!!

Anuncios

Una respuesta a “Besori y Alts de València

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s